Guía para la salud bucodental infantil

GUÍA PARA LA SALUD BUCODENTAL INFANTIL BÁSICA

Guía de Salud Dental Infantil

Según vayan saliendo los dientes iremos adaptando el cepillo en función de las necesidades del niño. El cepillado lo debes realizar tú hasta que el niño sea capaz de cepillarse bien por sí mismo. Será más fácil si te sitúas detrás del niño frente a un espejo inclinando su cabeza para atrás.

Es importante adquirir una buena rutina para realizar un cepillado correcto y no olvidarnos de limpiar ningún diente.

Técnica de cepillado

Sería ideal que acudieses a tu dentista para una revisión y que fuera el propio dentista el que te enseñase la mejor técnica de cepillado que se adapte a cada circunstancia, pero desde la Clínica Dental Garrido Madarnás te facilitamos unas ideas generales:

  • Empieza limpiando la superficie masticatoria de las muelas con movimientos de atrás hacia delante.
  • Para limpiar la superficie interna y externa del diente coloca el cepillo en un ángulo de 45º con la línea de las encías.
  • Emplea movimientos suaves y breves de vaivén, desde la encía hasta el resto del diente.
  • Repite en dientes posteriores y anteriores, así como superiores e inferiores.
  • Por último, termina cepillando la lengua.Es necesario 2 minutos, 3 veces al día y recuerda que es muy importante cepillarse antes de acostarse.

La higiene bucal en los bebés…

saludbebe1

Es muy importante el mantener una buena Dieta Alimenticia:

  • No hay que abusar de alimentos ricos en azúcar (refrescos, chucherías, bollería), procura limitar su consumo y evita usarlos como premio y entre comidas.
  • Los alimentos tienen que ser duros y consistentes para fomentar la masticación.
  • No picar entre horas y vigilar la calidad de alimentos que come el niño.
  • Su dentista puede asesorarle sobre qué alimentos hay que evitar.

¿Qué hacer en caso de una pérdida traumática de un diente definitivo?

En torno al primer año de vida y hacia los seis / nueve años es cuando más traumatismos dentales ocurren. Tras un golpe de estas características nuestra actuación ante un traumatismo dental puede ser determinante.

Puedes encontrar interesante nuestro artículo sobre ¿Cómo actuar ante un traumatismo dental en niños?

¿Quieres descargar una copia en pdf de la Guía de salud infantil básica o del resto de consejos descritos en este artículo?

Pincha en los links qye tienes a continuación:

Guía de Salud Infantil

Guía de Salud Oral en los Bebés

Protocolo en caso de traumatismo dental

¿Cómo actuar ante un traumatismo dental en niños?

¿Qué debe ser lo que debemos hacer si nuestro hija o hijo sufre un traumatismo dental ?

Esta información puede seros útil, sobre todo ahora en vacaciones, en caso de que vuestros niños sufran un traumatismo dental. Es importante tener en cuenta que siempre se debe visitar al especialista en odontología en estas situaciones, y especialmente cuando se trata de dentición definitiva.

Como los peques tienen mucha energía no paran de jugar, saltar, trepar es incluso se atreven con movimientos más arriesgados como arrastrarse por pendientes pronunciadas encima de un monopatín, etc. Es decir, están expuestos a todo tipo de golpes.

En torno al primer año de vida y hacia los seis / nueve años es cuando más traumatismos dentales ocurren. Tras un golpe de estas características se puede plantear una de las siguientes situaciones:

1.-Tras sufrir el traumatismo el niño tiene todos los dientes en la boca. En este caso se debe valorar con mucho cuidado si se mueven o si falta algún fragmento.

Si los dientes no se mueven, el niño muerde igual que antes y le falta un fragmento de diente, hay que buscar el fragmento y, si éste es de tamaño grande, guardarlo, evitando que se deshidrate, y acudir a su centro odontológico de referencia.

2.-Le falta algún diente después del accidente, tras atender al pequeño buscaremos la pieza que falta y la guardaremos (sin frotarla) en suero de leche, suero fisiológico o saliva si no disponemos de los otros dos medios (una buena opción es utilizar leche desnatada, que es de los líquidos a nuestro alcance que menos daños pueden provocar al diente). Acudiremos al dentista lo antes posible para que pueda reimplantar el diente si es permanente.

Avulsión dental

En el caso de los dientes de leche no se contempla dicho tratamiento, ya que existe riesgo de lesiones en el germen del diente permanente.

Nuestra actuación ante un traumatismo dental

En primer lugar intentaremos disminuir la ansiedad del niño, esto nos ayudará a valorar la situación. Después ya revisaremos su boca y su cara para observar los posibles daños que haya sufrido.

Si observamos pérdida de conciencia, dolor de cabeza, desorientación o vómitos… es preciso llevar al niño a un centro hospitalario para su control, y esto lo haremos también en caso de observar deformaciones faciales que indicarían fracturas mayores que las dentarias.

En ocasiones los traumatismos dentales en los bebes pasan desapercibidos hasta que los padres detectan un cambio en la coloración (sobre todo de los incisivos superiores), que puede ser gris, amarillenta o rosada.

Esto se produce como consecuencia de una inflamación o muerte del nervio del diente. Entonces sería importante acudir al dentista infantil, que valorará el tratamiento más adecuado para este diente, siempre controlando y evitando lesionar el germen del diente definitivo.

5 claves para hidratarse en verano

Bajo el lema “Cinco claves en hidratación” el consejo general de colegios oficiales de farmacéuticos ha puesto en marcha una campaña para que los ciudadanos sean conscientes de la importancia de la hidratación en la época estival. La acción va enfocada a toda la población, pero en especial a los grupos más vulnerables, como son los ancianos, las embarazadas, los niños y las personas que hacen deporte.

Los consejos recogidos son los siguientes:

alimentos-reparar-piel-verano

1. No hace falta tener sed para líquidos, pues aunque la sed es una señal que nos avisa de que ya hay que ingerir líquidos es mejor adelantarse a ella.

2. Consumir entre 2 y 2,5 litros de líquidos diarios. Estos líquidos pueden ser consumidos a través de los alimentos o de las bebidas, siendo de especial importancia mantener una adecuada hidratación en las comidas.

3. El calor y la sequedad ambiental así como otras circunstancias especiales pueden favorecer la deshidratación. En caso de tener síntomas como sed, sequedad de mucosas y de la piel o disminución de la cantidad de orina, se deben consumir bebidas que reestablezcan el equilibrio hídrico del cuerpo.

4. En caso de practicar alguna actividad física, aunque sea de forma moderada, la hidratación es esencial antes, durante y después de su práctica, ya que el ejercicio produce la eliminación de agua y sales minerales. Está desaconsejado realizar ejercicio en las horas centrales del día durante la época estival.

5. Las dietas pueden variar los requerimientos específicos de agua y, por tanto, las necesidades de hidratación. Sin embargo es importante mantener un modelo rutinario de ingesta de líquidos durante todo el día, con especial atención en momentos de calor y actividad física.

Cuidados para que la salud bucodental no se vaya de vacaciones

No olvidar los cuidados de nuestra boca durante el verano hará que no nos llevemos desagradables sorpresas a la vuelta de las vacaciones

La llegada del período vacacional no tiene por qué significar un cambio en nuestra salud bucal y periodontal. Sin embargo, señalan Regina Izquierdo y Francisco Gil Loscos, profesores asociados de la Universidad de Valencia(UV) y del Máster de Periodoncia e Implantes de la UV, en nuestra experiencia, observamos con frecuencia que a la vuelta de las vacaciones nuestros pacientes han empeorado su higiene dental con la consiguiente aparición de inflamación en las encías, la recaída en su problema periodontal, así como otros trastornos bucodentales.

Esto suele estar relacionado con el cambio de hábitos en el verano debido a la relajación de la rutina diaria, a los viajes, al mayor número de comidas fuera de casa o entre horas etc. Tener en cuenta una serie de recomendaciones básicas nos ayudará a llegar al final del verano con una dentición en unas buenas condiciones.

Aumento de la placa bacteriana

Cuidados para que la salud bucodental no se vaya de vacaciones

FOTOLIA

Durante el verano puede aumentar el riesgo de acumulación de placa bacteriana y un empeoramiento en la salud gingival, al disminuir la frecuencia del cepillado o bien porque este no se realiza de la manera habitual. Aunque no se tenga la posibilidad de cepillarse después de cada comida, el cepillado de la noche es algo imprescindible, así como el cepillado después del desayuno, pudiendo ser más laxo en cuanto la higiene bucal a lo largo del día. Por esto mismo, el cepillado antes de acostarse debería realizarse de la manera más exhaustiva posible: durante 2 minutos y siempre acompañado de limpieza interdental.

Más halitosis

Cuidados para que la salud bucodental no se vaya de vacaciones

FOTOLIA

Pero además, si a este problema de falta de higiene bucal durante las vacaciones se añade un incremento en la ingesta de bebidas alcohólicas y/o del consumo de tabaco, probablemente junto a los problemas periodontales va a aparecer o a empeorar la halitosis. Por supuesto, para evitar el mal aliento, además de mantener una buena higiene oral, es muy importante una ingesta frecuente de agua que ayude a mantener el flujo de saliva y la hidratación de la mucosa oral.

Hipersensibilidad dental

Cuidados para que la salud bucodental no se vaya de vacaciones

FOTOLIA

Otro problema frecuente es la aparición o el empeoramiento de la sensibilidad dental. Con la llegada del verano aumenta considerablemente el consumo de alimentos y bebidas frías. Este cambio de hábitos puede tener repercusiones en nuestra boca, existan o no problemas previos de este tipo. La consecuencia es la aparición de esa sensación molesta o incluso dolorosa, intensa y breve que aparece tras la toma de estos productos; sensación que se conoce profesionalmente con el nombre de hipersensibilidad dentinaria. La aparición de este fenómeno está relacionado con que muchas de las comidas y bebidas que se consumen más abundantemente en verano suelen tener un PH ácido. En la mayoría de los casos, cuando el consumo de zumos, refrescos de cola, vino blanco, bebidas isotónicas o energéticas, cerveza o el gazpacho por poner unos ejemplos, se combina con un cepillado incorrecto (ya sea con un cepillo duro o con excesiva fuerza), se desmineralizan y se desgastan los cuellos de los dientes con lo que se expone la dentina (tejido del diente que en condiciones normales está cubierto por el esmalte), lo cual favorece la aparición de esta sensibilidad dental.

Curiosamente, la toma de ácidos no es dolorosa por sí misma por lo que el paciente los sigue consumiendo. Esto, junto la persistencia de un cepillado “más agresivo” (por ejemplo, para compensar la falta de higiene durante el día), hace que este proceso se perpetúe: el paciente lo único que siente es la molestia que le producen los alimentos fríos y reacciona evitándolos, pero solo esto no resuelve el problema.

Para disminuir y controlar la sensibilidad las recomendaciones son simples: reducir en la medida de lo posible el consumo de estas bebidas ácidas, sobre todo si se toman aisladas (es preferible hacerlo acompañado de algún alimento sólido). Demás, el cepillado debe realizarse lo antes posible tras el consumo del ácido (mejor antes de una hora) y éste debe llevarse a cabo con un movimiento de rotación suave o de barrido desde la encía al diente, sin hacer demasiada fuerza para evitar el mayor desgaste del diente por la combinación efecto del ácido y el cepillado. Así mismo, si la sensibilidad es muy acentuada convendría, además, recurrir durante el período estival a la utilización de pastas o geles dentífricos específicos para el tratamiento de los dientes sensibles.

Más traumatismos dentales

Cuidados para que la salud bucodental no se vaya de vacaciones

FOTOLIA

Por último, no olvidar los traumatismos dentales más frecuentes durante el verano, que también son más habituales en estas fechas. Es importante tener claro como actuar frente a estas situaciones: mantener la calma y comprobar si el diente está o no fuera de boca, si solo está roto o fracturado y/o si tiene movilidad.

En el primer caso (diente avulsionado), no intentar limpiarlo y conserva el diente en leche o en saliva del paciente hasta llegar a la consulta dental, para así favorecer su reimplantación temprana en boca. Acudir al dentista en las siguientes 3 horas es fundamental para la supervivencia del diente.

En caso de fractura dental, también conviene guardar el fragmento fracturado y acudir rápidamente al profesional para aplicar el tratamiento adecuado, y así evitar el dolor e infección de la pulpa dental.

Por último, si el diente tiene movilidad, es importante evitar tocarlo y manipularlo con la lengua y acudir lo más pronto posible a la consulta dental para fijarlo a los dientes vecinos y valorar la necesidad de un tratamiento complementario.

No sin mis férulas

Cuidados para que la salud bucodental no se vaya de vacaciones

FOTOLIA

Dos recomendaciones finales para los usuarios de férulas de ortodoncia y de relajación: si se sale de viaje no olvidarlas en casa, pues a la vuelta puede suceder que ya no ajusten; además, hay que tratar de ponérselas en la medida de lo posible, aunque sea de manera discontinua en momentos aislados a lo largo del día.

Fuente: Noticias ABC.es