Periodoncia

periodoncia

Muchas personas no se dan cuenta cuán comunes son las enfermedades periodontales (alrededor del diente) que comienzan lesionando las encías. Tres de cada cuatro adultos poseen algún tipo de esta enfermedad. En la mayoría de los casos, no produce dolor y por consiguiente, dicho problema pasa desapercibido. Sin embargo, su temprana detección y tratamiento son extremadamente importantes, debido a que la enfermedad periodontal termina con la vida del diente (movilidad, infección, extracción).

La periodoncia es la especialidad odontológica que estudia la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades y condiciones que afectan los tejidos que dan soporte a los órganos dentarios (encía, ligamento periodontal, cemento radicular y hueso alveolar) y a los substitutos implantados, para el mantenimiento de la salud, función y estética de los dientes y sus tejidos adyacentes.

Recordamos que es una enfermedad crónica, que su profesional tratará de frenar la evolución para salvarle sus piezas dentales y que éstas permanezcan el mayor tiempo posible en su boca.

¿De qué se trata? Piorrea, paradontosis, periodoncia, movilidad dental, periodontitis, etc. Los problemas en las encías son infecciones provocadas por una película de bacterias (“placa bacteriana”), que se adhiere a la superficie dental justo en el límite con las encías. Puede ocurrir a cualquier edad, pero por lo general es frecuente después de los 40 años de edad. En los primeros estadíos de la enfermedad, denominada gingivitis, las encías se tornan rojizas y sangran con facilidad. A medida que avanza la infección hacia el hueso que soporta a los dientes, recibe el nombre de periodontitis, y en este momento puede provocar un daño irreversible. Cuando avanza más todavía, el hueso y los tejidos que soportan al diente son destruidos provocando la pérdida dental.

Si la placa no se remueve de forma adecuda con el cepillado, libera toxinas que irritan, inflaman e infectan la encía. Más adelante provocan que los tejidos se separen del diente y formen un espacio profundo: “bolsas periodontales”. Estas bolsas, de hecho acumulan más bacterias dando lugar a un círculo vicioso que agrava la situación, migrando hacia la raíz del diente y dándole apariencia de dientes mucho más grandes, cuando lo que sucede es que el hueso se reabsorbe y se retrae la encía.

 

periodontal_2